Marcelo Torreblanca Espinosa
 
(14 de mayo de 1907 – 27 de julio de 1986) El Maestro Marcelo Torreblanca Espinosa, nace en la ciudad de México, D.F. sus padres fueron el Sr. Juan Nepomuceno Torreblanca y la Sra. Camerina Espinosa de Torreblanca. Su padre fue el director de la orquesta típica que llevaba su nombre, después se le conoció con el nombre de Típica Presidencial Torreblanca y por último Orquesta Típica de la cd.de México, en la época del General Álvaro Obregón y por la admiración a su padre, nace en él la afición por las diferentes expresiones artísticas.
 
Su niñez la pasó en Veracruz y Puebla, posteriormente regresa a la ciudad de México donde realiza, en la escuela Nacional sus estudios preparatorios para terminar, después la carrera de Educación Física.
 
En 1937 por vez primera la danza popular tradicional se traslada de su contexto geográfico y cultural, a la sala de espectáculos del Palacio de Bellas Artes, invitados por el Departamento de Enseñanza Agrícola y Normal Rural de la Secretaría de Educación Pública, coordinados por los maestros Luís Felipe Obregón e Ignacio Acosta.
 
En 1939, se presenta también el espectáculo llamado ¡Upa y Apa!, resultado de la colaboración de varios miembros del grupo Los Contemporáneos, dirigidos por Celestino Gorostiza.
 
Estos dos hechos marcan concepciones diferentes en cuanto a la danza como espectáculo: por un lado la danza auténtica, por el otro, la mixtificación y la adulteración de danzas, bailes, música e indumentaria, Marcelo Torreblanca, perteneció a la primera línea y cuando se formó la primera compañía Oficial de Danzas Tradicionales de Bellas Artes, en el año de 1956, él como su director, invitaba a los danzantes auténticos para que directamente, enseñara las danzas y bailes a los bailarines de la Compañía y los orientaran también a confeccionar su indumentaria.
 
Esta Compañía, además de presentarse en teatros de la capital y del interior de la República, tenía una función anual en el Palacio de Bellas Artes; sus programas muy apegados a la danza auténtica, no gustaban mucho a las autoridades en turno. Fue así como a principios de los sesenta, el grupo de Amalia Hernández, entra en substitución de la Compañía Oficial que dirigía el Maestro Torreblanca.
 
El Maestro Torreblanca, jamás cambió de línea, siguió hasta su muerte defendiendo, respetando y enseñando las manifestaciones de la danza tradicional, oponiéndose a la danza como mercancía, como caricatura, como espectáculo para turistas. Y paradójicamente comparte el Premio Nacional de Danza con la representante de la línea opuesta.
 
El Maestro Torreblanca, se distinguió por: Premio Nacional de Danza 1981, fue maestro integrante de las Misiones Culturales de la S.E.P., maestro de Danza de la Academia de la Danza Mexicana del INBA, maestro y asesor de Mejoramiento Profesional del Magisterio , de la Escuela Nacional de Educadoras, del Instituto de la Juventud Mexicana, del Instituto Politécnico Nacional, Coreógrafo de obras de Teatro: Tlahuicole, Cuauhtémoc, El quinto sol, El mensajero del sol, Xochíhuitl; fundador de la Primera Compañía Oficial de Danzas Mexicanas del INBA, coordinador de Danza del IMSS y maestro y asesor del CREA, fue investigador del Fondo Nacional para el desarrollo de la danza popular mexicana, de la Escuela Nacional de Danza Folclórica. Se le considera como el padre de la docencia de la danza, maestro de maestros y el mejor ejecutante de la danza mexicana.

* Periódico “ El Día” del sábado 30 de junio de 1973 No. 182
© 2018 Edgar NO